Una avioneta estrellada, 10 muertos y una causa aún sin culpables


El accidente ocurri a las 2038 del 19 de marzo del 2015 cuando la avioneta con 10 personas a bordo se estrell en la Laguna del Sauce segundos despus de despegar del aeropuerto de Punta del Este
El accidente ocurrió a las 20.38 del 19 de marzo del 2015, cuando la avioneta con 10 personas a bordo se estrelló en la Laguna del Sauce, segundos después de despegar del aeropuerto de Punta del Este.

La avioneta despegó a las 20.37 del 19 de marzo de 2015 de Punta del Este con 10 personas a bordo, 9 de ellas argentinas. Se elevó unos metros y 25 segundos después se estrelló en la Laguna del Sauce, donde murieron todos los ocupantes. A 7 años de la tragedia aún impune, los abogados de las familias de las víctimas solicitaron a la Justicia uruguaya que fije fecha para la indagatoria de dos empresarios acusados y que cite a declarar como testigos a otros accionistas de las dos empresas responsables del vuelo.

«Los familiares de las víctimas reclaman que se avance con un juicio que ya está muy demorado. Entendemos que en esta causa se configuran los cuatro elementos de la culpa: impericia, imprudencia, negligencia y violación de normas y reglamentos, que conforman un delito de homicidio culposo», dijo a Télam el abogado Jorge Barrera, quien actúa como querellante junto a su colega Jorge Pereira Schurmann.

En tanto, desde este lado del Río de la Plata, los familiares de las víctimas aguardan con una paciencia pasmosa que el expediente que tiene a su cargo la jueza Ana María Guzmán dé pasos hacia el esclarecimiento del caso, que por el momento tiene como imputados al presidente de Droguería Meta SA, Ezequiel José Masjuán; el director de la empresa TripAIR, Gustavo Caglieris; el ejecutivo de la empresa de viajes Furlong Fox SA, Esteban Sala; y a Alfredo Girelli, empleado de la Droguería Meta que estaba a cargo del mantenimiento de la aeronave. Ninguno de ellos está detenido.

«Marzo es un mes especialmente difícil para mí. Siento mucha impotencia. Y el dolor de una herida abierta que no puede terminar de cicatrizar», dijo a Télam Viviana Alonso, esposa de Mario Barba (41), una de las víctimas de la tragedia, quien agregó que «una justicia que se demora tanto ya no es justicia».

Víctimas de un viaje relámpago a Punta del Este

Los ocho pasajeros de la avioneta que cayó el 19 de marzo del 2015, segundos después de despegar del aeropuerto de Punta del Este, habían realizado un viaje de algunas horas para supervisar los trabajos que se estaban llevando a cabo en un centro de convenciones en esa ciudad balnearia.

Según lo que pudo determinar la investigación que lleva adelante la Justicia uruguaya, el avión Beechcraft B90, matrícula LV-CEO, estaba piloteado por Luis Gustavo Pivida (59) y Diego Chiaradia (45).

Como pasajeros se hallaban Johanna Mc Cormack (41), Alfredo Dietrich (51), Marcelo Zarco (48), Horacio Peñaflor (48) y Luis Gustavo Pera (48), todos ejecutivos de la empresa La Rural S.A..

También viajaban Carlos De Elías (56), dueño de la empresa Congress Rental S.A., Marta Pires Vieira (41), de nacionalidad portuguesa y directora comercial de Dorier Group LatAm, y Mario Barba (41), de la empresa Connectis ICT Services S.A.

La investigación determinó que todos ellos fallecieron dentro de la aeronave cuando cayó sobre el agua de Laguna del Sauce, ubicada en uno de los extremos de la pista de aterrizaje del aeropuerto de Punta del Este.

Un informe técnico elaborado por expertos de la Comisión Investigadora de Accidentes e Incidentes de Aviación (Ciaia), del Ministerio de Defensa de Uruguay, reveló que la aeronave llevaba sobrepeso, que se adulteró su configuración para trasladar a más pasajeros que los autorizados y que los pilotos, que fallecieron en el accidente, estaban presionados por los dueños de la nave para realizar los vuelos y ni siquiera estaban debidamente habilitados.

El informe, al que accedió Télam, señala que las causas del accidente fueron múltiples, pero aclararon que «la aeronave no cumplió con el perfil recomendado por el fabricante para el despegue en cuanto a sus velocidades y régimen de ascenso» y que no cumplía «con las Reglamentaciones Aeronáuticas», ya que «no estaba habilitada para realizar vuelos contratados».

«El vuelo estaba configurado para seis y agregaron para dos pasajeros más. Es algo insólito, pero a la vez son cosas que se hacían habitualmente», relató a esta agencia Matías Deleonardis, esposo de Joanna Mc Cormack (41), otra de las víctimas, quien sumó como otra irregularidad que «quedó comprobado que los pilotos no tenían experiencia en este tipo de aeronaves».

La investigación judicial

Fuentes judiciales aseguraron a Télam que tanto los empresarios Masjuán como Caglieris ya fueron indagados el 30 de noviembre del año pasado en el juzgado de la ciudad de Maldonado, pero la indagatoria de Sala no pudo aún llevarse a cabo, porque el acusado pidió la postergación y el juzgado aún no fijó fecha.

La querella ya solicitó mediante un escrito que se acelere esa indagatoria y que el mismo día también sea indagado el restante de los imputados, Girelli.

Una de las hipótesis que maneja la Justicia uruguaya es que, como presidente de Droguería Meta, el empresario Masjuan era el responsable de la aeronave Beechraft, modelo King Air B90, matrícula LV-CEO, que protagonizó la tragedia el 19 de marzo del 2015.

Los otros dueños de la aeronave, aunque con una parte societaria menor, eran las empresas Inversiones Locales y Dihermo.

En tanto, se sospecha que Sala, de la agencia de viajes Furlong Fox, fue el encargado de contratar y comercializar la avioneta para que viajaran los pasajeros a Punta del Este, donde iban a realizar una jornada de trabajo en un centro de exposiciones.

Respecto a Caglieris, la Justicia cree que en su rol en la empresa TripAIR le facturó a Furlong Fox el alquiler de la avioneta, mientras que Girelli era quien tenía que tener en condiciones la aeronave para su funcionamiento.

Según fuentes de la investigación, en sus indagatorias, los acusados Masjuán y Caglieris intentaron explicar que no se trató de una contratación comercial sino que fue un viaje de «cortesía», es decir que la avioneta fue prestada para realizar el traslado de los empleados de La Rural S.A. hacia Punta del Este.

Sin embargo, los abogados Barrera y Schurmann presentaron días atrás un escrito ante la Justicia en el que ofrecieron «nuevos elementos que acreditan que se trató de un vuelo comercial».

«El avión no contaba con las habilitaciones correspondientes para el traslado internacional de pasajeros. Entendemos que es necesario que se citen a más partícipes a fin de establecer las responsabilidades penales. En el accidente murieron diez personas y el Código Penal en Uruguay establece una pena de ocho años de prisión por homicidio culposo complejo», afirmó a Télam el letrado Barrera.

En ese escrito, los letrados mencionaron a más de diez personas de las empresas vinculadas a la avioneta para que sean llamadas a declarar como testigos.

Modificaron la avioneta una hora antes de partir

Las imágenes de las cámaras de seguridad del Aeródromo de San Fernando revelaron que la avioneta que cayó hace siete años en Punta del Este y causó la muerte de 10 personas, entre ellas 9 argentinos, fue reconfigurada una hora antes de partir hacia Uruguay para albergar a más pasajeros de los permitidos, y se sospecha que ese sobrepeso fue uno de los factores que determinó finalmente el accidente.

De acuerdo al informe final realizado por la Comisión Investigadora de Accidentes e Incidentes de Aviación, del Ministerio de Defensa de Uruguay, al que tuvo acceso Télam, las imágenes de las filmaciones revelaron que la avioneta estuvo a punto de partir ese mismo día hacia La Plata y luego a San Luis, pero que, por razones que se desconocen, se obligó a los pilotos a regresar al hangar y a reconfigurar la aeronave para viajar con más pasajeros y a Punta del Este.

Según la transcripción de lo que se observa en las cámaras de seguridad, y que consta en el informe que engrosa el expediente judicial, la maniobra comenzó cerca de las 5 de la mañana.

De acuerdo al registro de las cámaras de seguridad, los movimientos del avión ese 19 de marzo del 2015 fueron los siguientes:

• 05:08:09 Un tractor remolcador estaciona la aeronave en la posición 3 en la plataforma de San Fernando.

• 06:02:37 Sube un tripulante y se sienta en el lugar del piloto.

• 06:03:17 Sube un segundo tripulante.

• 06:03:51 El piloto enciende el motor derecho, mientras el tripulante está en la zona de equipaje trasera y dos personas están en la puerta abierta del avión sacando una foto.

• 06:04:49 Cierran la puerta del avión. Hay cuatro personas a bordo.

• 06:06:29 El avión empieza a moverse (solo un motor encendido) y 10 segundos después se detiene.

• 06:06:55 Enciende el otro motor.

• 06:09:29 Vuelve a ponerse en movimiento y 11 segundos después se detiene nuevamente. El tercer piloto de acuerdo a sus declaraciones, recibe una llamada del encargado de la aeronave, para que simule un problema técnico, para cancelar ese vuelo a La Plata.

• 06:09:53 Empiezan a detenerse los motores.

• 06:12:22 Se abre la puerta del avión y 2 minutos más tarde descienden todos.

• 06:31:16 Un tractor remolcador se lleva la aeronave para el hangar, donde se configura la misma para poder transportar ocho pasajeros, lo que implica la instalación de un asiento lateral tipo diván.

• 07:17:11 Un tractor remolcador estaciona la aeronave nuevamente en la plataforma de San Fernando.

• 07:20:24 Sube un tripulante.

• 07:37:53 Mientras los pasajeros y un tripulante se acercan a la aeronave, el motor derecho es encendido.

• 07:40:22 Se enciende el motor izquierdo.

• 07:44:34 Comienza el movimiento de la aeronave para rodar por el taxiway a la pista 05.

• 08:04 Se le autoriza la puesta en marcha al LV-CEO.

• 09:20 El LV-CEO aterriza en Laguna del Sauce.

Los pasajeros de la avioneta haban realizado un viaje de algunas horas para supervisar los trabajos que se estaban llevando a cabo en un centro de convenciones en Punta del Este
Los pasajeros de la avioneta habían realizado un viaje de algunas horas para supervisar los trabajos que se estaban llevando a cabo en un centro de convenciones en Punta del Este.

«Una justicia que se demora tanto ya no es justicia»

Los familiares de las víctimas de la llamada tragedia de Laguna del Sauce expresaron su «frustración» e «impotencia» por la demora en el avance de la investigación penal que se lleva adelante en Uruguay, y aseguraron que sienten «escalofríos» al recordar lo que sucedió esa noche de hace 7 años.

«Marzo es un mes especialmente difícil para mí. Siento mucha impotencia. Y el dolor de una herida abierta que no puede terminar de cicatrizar», dijo a Télam Viviana Alonso, la esposa de Mario Barba (41), uno de los ocho pasajeros que murieron en la tragedia.

Barba había viajado esa misma mañana junto a otros compañeros de La Rural S.A. para trabajar en el Centro de Convenciones de Punta del Este que estaba por inaugurar.

Viviana aseguró que confía en poder «darle un cierre pronto» a la investigación penal porque «todas las familias lo merecen».

«En el momento del accidente mis hijos tenían 14 años recién cumplidos, Mario los acompañaba permanentemente a sus actividades y los chicos eran muy compinches con él. Ahora acaban de cumplir 21. Una justicia que se demora tanto ya no es justicia», sostuvo.

Respecto a la investigación del caso, la esposa de Barba recordó que «el informe final de los peritos de Uruguay produce escalofríos».

Matías Deleonardis, esposo de Joanna Mc Cormack (41), otra de las víctimas, dijo sentir «mucha frustración» por el lento avance de la investigación en Uruguay y explicó que con la llegada «de estas fechas, todo se remueve y provoca dolor».

«Siento mucha frustración, pero siempre tengo esperanza, porque el fallo en la causa penal debería tener una resolución en el mediano plazo. Las declaraciones que brindaron los acusados son inconsistentes, por lo que el juez, cuando analice las pruebas, no va a tener dudas», agregó Deleonardis.

El hombre se lamentó por lo que tuvieron que pasar sus hijos, que al momento de la muerte de su madre tenían 11 y 14 años.

«Ahora tienen 21 y 18. Por suerte el tiempo ayuda a curar las heridas, pero cuando llegan estas fechas todos volvemos a pasar por el mismo dolor», finalizó.

Telam SE





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.