Los padres de Lucas pidieron juicio para los policías porteños por el crimen


Foto Vctor Carreira
Foto: Víctor Carreira

Los padres de Lucas González, el adolescente de 17 años asesinado de un balazo policial en el barrio porteño de Barracas en noviembre pasado, solicitaron que los policías acusados del crimen vayan a juicio, al considerar que cometieron un «ataque delincuencial» y que por «efecto simpatía» se retroalimentaron para dispararle a las cuatro víctimas.

El requerimiento de 118 páginas -al que tuvo acceso Télam- fue presentado por Gregorio Dalbón, abogado querellante y representante de la familia de Lucas González (17), ante el juez Martín Del Viso, a cargo del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 7.

Si bien se trata un pedido por parte de la querella, el juez Del Viso debe aguardar para la elevación a juicio oral de la causa el requerimiento que realice el fiscal de instrucción Leonel Gómez Barbella, de la Fiscalía Nacional 32 del mismo fuero.

«Se descubrió un crimen que (los policías) quisieron pasar como enfrentamiento»Gregorio Dalbón

El escrito indicó que los policías Gabriel Isassi, Juan Nieva y Fabián López, detenidos con prisión preventiva, actuaron bajo lo que se denomina «efecto simpatía», donde luego de que uno de ellos (Nieva) efectuó un disparo a corta distancia, «sus compañeros deciden también disparar, a lo cual se retroalimentan todos a cada disparo hecho».

«Tal como ya hemos sostenido, en este caso no hubo ni defensa, ni legítima la actuación policial sino más bien un ataque delincuencial«, destacó la querella en su requerimiento.

Foto Archivo
Foto: Archivo

En el escrito, el abogado destacó el trato «de odio por discriminación racial o social» de los efectivos hacia los cuatro adolescentes.

Es que las víctimas declararon que luego de detenerlos, y antes de brindarle atención médica a Lucas, quien yacía herido de muerte en el interior del vehículo en el que se trasladaban, le gritaban «sos un villero también, a vos hay que pegarte un tiro de verdad».

«La referencia de ´a vos hay que pegarte un tiro de verdad´ refleja la liviandad con la que se evaluaba la situación acaecida y las lesiones sufridas por Lucas (…) Parecería que no les resultaba serio que Lucas estuviera herido de muerte en la cabeza. Parecería que creyeron que Lucas estuviera realizando algún tipo de actuación«, expresó el letrado en el requerimiento.

El abogado Dalbón, en diálogo con Télam, se mostró conforme que exactamente a un día de cumplirse cuatro meses del hecho, «se descubrió un crimen que (los policías) quisieron pasar como enfrentamiento».

«Nada le devolverá a Cintia y a Héctor a Lucas pero al menos sabrán que se hizo Justicia»Gregorio Dalbón

«Es la primera vez que hay 14 policías presos con prisión preventiva firme, y si bien el principio de inocencia les cabe a todos, a la luz de las pruebas se entiende que el hecho ha sido esclarecido y esperamos condenas. No ejemplificadoras, sino justas», remarcó.
Sobre este punto, Dalbón agregó que aguarda «prisiones perpetuas para los asesinos y la (condena) que disponga el Tribunal para los demás involucrados en las torturas, vejaciones, odio estructural y encubrimiento agravado».

Foto Archivo
Foto: Archivo

Además de Isassi, Nieva y López, están también detenidos con prisión preventiva por el delito de «encubrimiento agravado» el comisario inspector Daniel Santana; los comisarios Rodolfo Alejandro Ozán, Juan Romero y Fabián Alberto Du Santos; los subcomisarios Roberto Inca y Ramón Jesús Chocobar; el inspector Héctor Cuevas y los oficiales Sebastián Baidón, Ángel Darío Arévalos, Daniel Rubén Espinosa y Jonathan Alexis Martínez.

Además están imputadas pero fueron liberadas por falta de mérito las oficiales Lorena Miño y Micaela Fariña, que en la instrucción se estableció que fueron las primeras en llegar al lugar del hecho y se encargaron de perimetrar la zona.

Por otra parte, Dalbón recordó que existen «dos juicios políticos en trámite, uno al juez de Menores (Alejandro Cilleruelo) y al juez Del Viso por prevaricato en referencia a la situación procesal de las policías Miño y Fariña».

El abogado sostuvo que «nada le devolverá a Cintia y a Héctor a Lucas pero al menos sabrán que se hizo Justicia».

Por último, valoró intensamente la actuación del fiscal Gómez Barbella, quien estuvo «velando por la legalidad del proceso y avanzó rápidamente y sin miramientos para descubrir el engaño intentado por los imputados para disfrazar el escenario de los hechos del pasado 17 de noviembre».

El crimen

El crimen de Lucas sucedió cerca de las 9.30 del 17 de noviembre último, cuando la víctima y tres amigos de su misma edad salieron de entrenar del club Barracas Central a bordo del Volkswagen Suran del padre de uno de ellos y fueron interceptados por un auto Nissan Tiida de la Brigada de Investigaciones de la Comuna 4 de la Policía de la Ciudad sin patente ni signos de ser policial, del que bajaron tres efectivos armados y sin identificar.

Foto Gustavo Amarelle
Foto: Gustavo Amarelle

De acuerdo con las pruebas recabadas, los adolescentes creyeron que eran ladrones que iban a robarles, por lo que huyeron del lugar, momento en que los policías les dispararon desde distintos ángulos.

Al menos cinco tiros dieron en el auto y uno de ellos impactó en la cabeza de Lucas, quien horas más tarde murió.

En principio, los efectivos implicados intentaron hacer creer que se había tratado de una persecución en la que abrieron fuego porque quisieron atropellarlos y porque vieron a uno de los supuestos sospechosos armado, pero luego la Justicia estableció que todo ese relato era una farsa y que el arma hallada en el auto era una réplica «plantada» por los hoy imputados, en una de las tantas maniobras que hubo para encubrir un crimen cometido por miembros de la Policía de la Ciudad.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.