Reclaman la libertad de una víctima de violencia de género que es juzgada por defenderse


Telam SE

Una joven comenzará a ser juzgada este lunes en los tribunales de Lomas de Zamora como acusada del crimen de su expareja mientras que organizaciones sociales reclaman su absolución, al considerar que actuó en defensa propia luego de ser víctima durante años de episodios de violencia de género, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Morelia Colque (21), de nacionalidad boliviana, quien llega al juicio oral detenida bajo el régimen de prisión domiciliaria, acusada del delito de “homicidio agravado por el vínculo”, en perjuicio de Brian Huanca, también boliviano.

Voceros judiciales informaron a Télam que el debate oral comenzará el lunes a las 9 en la sede de los tribunales de Lomas de Zamora, ubicada en la esquina de Camino Presidente Perón y Larroque, en el sur del conurbano.

La joven será patrocinada en el juicio por el abogado Ernesto Flores, del Frente Popular Darío Santillán, una agrupación de la sociedad civil que la acompañará junto a otras organizaciones, como el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS).

“Morelia sufría violencia de género y se defendió del ataque de su expareja, pero fue criminalizada por defenderse, por ser mujer, migrante y pobre”, reza el comunicado del CELS, que invita a participar del apoyo a la joven.

Agustina Lloret, abogada del CELS, explicó a Télam el por qué del apoyo a la joven y el pedido de absolución que reclaman desde hace años.

De acuerdo a Lloret, “al inicio de la causa Colque no tenía un acompañamiento visible que la hiciese pensar a ella al momento de los hechos”.

“Nunca en el primer tramo de la causa, hasta que entra el Frente Popular Darío Santillán, que conoce el caso y la acompaña, se problematizó cual era el vínculo entre ellos (Colque y Huanca) de toda la vida, hasta que se produce el hecho. Entonces, el hecho parece contado como un hecho aislado, desprovisto de un contexto”, afirmó la letrada.

Ese episodio ocurrió en la noche del 31 de marzo de 2018, en una vivienda precaria ubicada en el barrio Tongui de Lomas de Zamora, que alquilaron Colque y Huanca hasta que se separaron y la joven quedó viviendo allí con la beba en común de ambos de dos meses.

Esa noche, Morelia dejó la beba al cuidado de sus suegros y salió con una amiga a festejar su cumpleaños, para luego regresar ambas a la casa.

En esas circunstancias, Huanca llegó a la vivienda y le pidió a la joven que le abriera para entrar, a lo cual la amiga le pidió que no lo hiciera porque tenía miedo.

El joven se fue, pero regresó unos 15 minutos después e ingresó a la propiedad por la parte posterior, y comenzó a discutir con Colque en la cocina, mientras la amiga se encontraba en una habitación.

De acuerdo a la declaración de Morelia, Huanca la tomó del cuello y de un brazo y en un forcejeo, sin lograr recordar cómo, clavó un objeto punzante en el tórax de su expareja.

En tanto, según el testimonio de su amiga, escuchó los gritos provenientes de la cocina hasta que Huanca salió herido y le pidió que llamara a una ambulancia, tras lo cual el joven salió a la calle, se desplomó y finalmente falleció.

Lloret señaló que “el trabajo con ella consistió justamente en que ella pudiera empezar a pensarse así misma, a pensar en su propia historia hacia atrás, y de esa manera sacar algunas conclusiones sobre por qué pasó lo que pasó, y por qué se tuvo que defender ese día”.

“Ella empezó como a revisar su propia historia. Entonces, al revisar su propia historia, empezó a caer en la cuenta de todas las violencias que había sufrido por parte de su expareja, y eso hasta el momento no había sido contemplado en la causa. Entonces ahí también es donde vemos como un problema bastante recurrente de parte del sistema judicial en casos de mujeres criminalizadas”, aseguró la abogada del CELS.

Eso le permitió a Morelia reconocer que incluso había sido abusada sexualmente por su expareja, quien también ejercía violencia económica sobre ella, ya que no le daba el dinero que correspondía para la mantención del bebé de ambos.

Tras el crimen de Huanca, la joven fue detenida por la Policía de inmediato y quedó alojada en una comisaría, para luego ser trasladada a una unidad carcelaria.

Finalmente, su defensa obtuvo el beneficio de la prisión domiciliaria para la joven, ya que se encontraba delicada de salud y alejada de su bebé, y gracias a su buena conducta se le permitió comenzar a trabajar y llevar a su hija al pediatra.

El juicio estará a cargo del Tribunal Oral Criminal (TOC) 7 de Lomas de Zamora, presidido por Inés Moyano, y en representación del Ministerio Público Fiscal (MPF) estará Fabiola Juanatey, especializada en violencia de género y familiar de ese departamento judicial.

Se prevé que el debate oral se extienda por al menos dos jornadas y se espera que luego de los alegatos de apertura de las partes Colque pueda brindar su testimonio ante el TOC 7.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *