La madre de Lucas González intentó quitarse la vida por tercera vez


Telam SE

La madre de Lucas González, el adolescente de 17 años asesinado de un balazo policial en el barrio porteño de Barracas en noviembre del año pasado, intentó suicidarse en las últimas horas y se encontraba internada a la espera de ser trasladada a un centro psiquiátrico especializado, informó el abogado Gregorio Dalbón, representante legal de la familia.

El esposo de Cintia y padre de Lucas, Héctor “Peca” González, confirmó que el episodio ocurrió el domingo y que fue su hija adolescente quien la encontró con sus muñecas lastimadas, «llorando deconsoladamente».

Por su parte, el abogado Dalbón explicó a través de la red social Twitter que «la madre de Lucas González se cortó las venas con un cúter. Peca (Héctor), su marido, alcanzó a llevarla al Hospital Mi Pueblo Materno Infantil de Florencio Varela. Mañana a primer hora la trasladaban. Desde ya solicitó ayuda para la familia».

El abogado reveló: «Es el tercer intento de suicidio. La psiquiatra de Cintia dijo basta. Mañana (por hoy) veremos cómo sigue y en qué institución. Les pido a los políticos que ayuden a buscar un lugar para Cintia ya que se encuentra en un hospital que la sacó de la urgencia pero no es psiquiátrico. Gracias».

Dalbón informó sobre el estado de la mamá de Lucas González

VER VIDEO

A su vez, Dalbón informó que “Cintia está estabilizada, aunque no hay mucha posibilidad de internación en un lugar de salud mental”, a la vez que develó que los otros dos intentos de suicidio “no salieron a la luz” porque “la intención era que quede en la intimidad de la familia”.

“En las otras oportunidades fueron con toma de pastillas. Iba a un hospital, la estabilizaban, le realizaban un lavado de estómago y luego la mandaban a la casa”, agregó el letrado en diálogo con Télam.

Por otro lado, Dalbón contó que el juez de la causa que investiga el asesinato de Lucas, Martín Del Viso, se comunicó con él para ofrecerle colaboración y ponerse a disposición.

“Hasta el juez de la causa me llamó por teléfono. Con quien no comparto resoluciones, las apelo, le hice juicio político. Esto va por otro lado. Va por el corazón, por el bien común. Me tengo que sacar el sombrero con él y decirle muchas gracias”, expresó el letrado que había pedido la destitución del magistrado por “mal desempeño de sus funciones y prevaricato”.

Este lunes, en la puerta del hospital donde la mujer se encontraba internada, Dalbón pidió colaboración para encontrar un centro especializado en salud mental para Cintia.

“Sentí acefalía en Argentina para mamás y papás que perdieron a un hijo. Porque Cintia venía avisando, en cada reportaje decía que se quería ir con su hijo”, señaló el abogado.

Dalbón dijo que “la contención de la salud mental en la Argentina está muy floja” y, por ello, le pidió “a los políticos de todo corazón que tanto colaboran cuando alguien muere o cuando hay una tragedia, que si por favor pueden colaborar en la salud mental de la gente que queda viva”.

“Esperemos que sea la última vez que Cintia intenta suicidarse. El papá parece que tiene fuerza porque habla y no llora, pero él está destruido. A ver si nos ayudan a encontrar algún lugar de salud mental”, pidió.

En tanto, Héctor “Peca” González, padre de Lucas y esposo de Cintia, contó cómo fue el momento en el que el domngo hallaron lastimada a su mujer. “La encontró mi hija de 14 años. Yo estaba mirando una película, tranquilo y en un momento me habré dormido y después me levanto, y la encontró mi hija ya lastimada, llorando desconsoladamente”, recordó.

González dijo que su mujer “estaba consciente”, pero “débil” porque él ya le había dado la medicación por los dos intentos de suicidio que tuvo previamente. “Esto en tres meses me arruinó la familia, me arruinó la vida”, remarcó.

El asesinato del joven

La madre de Lucas Gonzlez se cort las venas con un cter y la encontr la hija menor
La madre de Lucas González se cortó las venas con un cúter y la encontró la hija menor

El crimen de Lucas González sucedió cerca de las 9.30 del 17 de noviembre último, cuando la víctima y tres amigos de su misma edad salieron de entrenar del club Barracas Central a bordo del Volkswagen Suran del padre de uno de ellos y fueron interceptados por un auto Nissan Tiida de la Brigada de Investigaciones de la Policía de la Ciudad sin patente ni señales de ser policial, del que bajaron tres efectivos armados y sin identificar.

De acuerdo con las pruebas recabadas, los adolescentes creyeron que eran ladrones que iban a robarles, por lo que huyeron del lugar, momento en que los policías les dispararon desde distintos ángulos.

Al menos cinco tiros dieron en el auto y uno de ellos impactó en la cabeza de Lucas, quien horas más tarde murió.

Por el homicidio están procesados con prisión preventiva los policías Gabriel Isassi, Juan Nieva y Fabián López; mientras que por el encubrimiento hay un total de 11 efectivos presos y otros dos imputados pero excarcelados.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *