El FMI debería suspender los recargos en las tasas de interés a los países endeudados


Telam SE

Con las tasas de interés pedaleando hacia arriba, la experiencia pasada nos dice que los mercados emergentes y otros prestatarios estresados enfrentarán intereses que aumentan mucho más que los tipos mayoristas en economías avanzadas financieramente sólidas. El miedo al incumplimiento en los mercados emergentes también puede cumplirse por sí mismo si los prestamistas cobran primas de alto riesgo.

Para ayudar a evitar esta trampa, el Fondo Monetario Internacional (FMI) debe tomar la iniciativa en la protección de la sostenibilidad de la deuda al reevaluar su política sobre recargos de intereses para los grandes préstamos que probablemente se necesitarán después de la pandemia.

A principios de enero, un grupo de demócratas progresistas en el Congreso de Estado Unidos pidió a la secretaria del Tesoro estadounidense, Janet Yellen, que pusiera fin a la política de recargos. Dijeron que el recargo «desalienta la inversión en salud pública por parte de los países en desarrollo» y amenaza la recuperación económica mundial. Pero el Tesoro ha reiterado su apoyo al recargo, diciendo que es necesario para proteger la «integridad financiera» del FMI.

Con las tasas de interés aún bajas, a la mayoría de los países les ha resultado fácil pagar las deudas que han acumulado. El servicio de la deuda fiscal en las economías de mercados emergentes de ingreso mediano ha estado funcionando en solo alrededor del 2 por ciento del PBI.

Y la Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda del G20, que se prolongó hasta diciembre de 2021, ganó tiempo para muchos países de bajos ingresos.

Pero ahora, hay muchos países con niveles de deuda tan altos que un aumento en las tasas de interés dentro de los rangos históricos podría inclinarlos hacia cargas de deuda insostenibles, con consecuencias potencialmente dolorosas.

La media docena de casos de impago de la deuda en los últimos años puede ser un presagio de problemas peores. De hecho, unas tres docenas de países se encuentran en la lista del Banco Mundial de países con alto riesgo de sobreendeudamiento. Alrededor de 40 países tienen índices de deuda pública superiores al 100 por ciento del PBI, incluida una docena de economías avanzadas. Incluso ignorando a los países más pequeños (con poblaciones por debajo de los cinco millones), todavía encontramos más de 20 economías emergentes o en desarrollo con una proporción superior al 80 por ciento.

Algunos de estos casos no se resolverán por completo sin una amortización de la deuda, algo que generalmente lleva años negociar, y la demora genera pérdidas de producción considerables.

Otros casos pueden depender para su supervivencia de la confianza de los inversores o estar condenados si los prestamistas no exigen una prima considerable por incumplimiento. Lamentablemente, debido a la combinación pandémica de bajas tasas de interés y rápida acumulación de deuda, los ingredientes están presente para caer en un pesimismo autocumplido en el que una prima de riesgo de incumplimiento en aumento lleva a un país directamente al incumplimiento que tanto los prestamistas como los prestatarios quisieran evitar.

De hecho, al anticipar una trampa de expectativas tan autocumplidas, es probable que los inversores astutos se retiren, cerrando el acceso del país a las finanzas internacionales.

Los países que enfrentan tal riesgo buscarán la asistencia del FMI. El Fondo puede aprovechar el retorno de la financiación privada a los países cuya deuda es potencialmente sostenible mediante la aprobación de un programa de recuperación creíble. También puede ser un catalizador importante en la organización de reestructuraciones o moratorias de la deuda. Pero cuanto más endeudado está un país con un acreedor preferencial como el FMI, más deben temer los acreedores menores de una reestructuración de la deuda.

Irónicamente, sin embargo, el propio Fondo incorpora multas en las tasas de interés para los préstamos grandes o prolongados de las facilidades financieras que se ofrecen a los países de medianos ingresos en dificultades. En situaciones de deuda alta sensibles a los intereses, estos recargos van en contra de la sostenibilidad de la deuda, especialmente si el cargo de interés del FMI se convierte en la base de referencia para el costo del cofinanciamiento de otros acreedores.

El nivel de endeudamiento que activa los recargos del FMI depende de la «cuota» del país miembro prestatario. Los recargos pueden llegar a ser altos para préstamos grandes, especialmente, si se prolongan más allá de los tres años. En la práctica, se aplica un recargo del 2 por ciento a los préstamos de más del doble (en realidad, el 187,5 por ciento) de la cuota. Se agrega un punto porcentual adicional cuando el préstamo ha estado en curso durante más de tres años. Con la tasa de cargo del derecho especial básico de giro (DEG), actualmente en poco más del 1 por ciento, estos recargos elevan la tasa total de cargo al 4 por ciento anual.

Por supuesto, los recargos están ahí por una razón, en particular para desalentar a los países de volverse demasiado dependientes de la asistencia del Fondo y para ayudar a garantizar que sus recursos renovables estén disponibles para todos los casos nuevos. Los recargos incentivan el pago anticipado y el retorno al endeudamiento del sector privado.

El FMI ha estado buscando otras formas de abordar el sobreendeudamiento relacionado con la pandemia. Por ejemplo, tiene un mecanismo para otorgar alivio de la deuda a países de bajos ingresos con sobreendeudamiento. Ha estado examinando el papel potencial de los instrumentos de deuda contingentes al Estado.

Para evitar el pesimismo autocumplido que podría resultar en un impago perturbador, es probable que otros prestamistas también deban aceptar tasas de refinanciamiento más bajas. Sería más fácil para el FMI empujar a los otros prestamistas en esta dirección si también cobra tasas más bajas. Incluso si tal reducción fuera solo temporal, podría aliviar una probable crisis de deuda posterior a la pandemia.

El FMI puede permitirse hacer esto. Es cierto que los recargos han aportado una parte considerable de sus ingresos en los últimos años. Pero incluso sin los recargos, aún tendría un ingreso neto de $600 millones en el último año fiscal y estaría en camino de obtener aun más este año.

La acción unilateral del Fondo no eliminaría por completo la amenaza de reestructuraciones de deuda costosas y perturbadoras, pero ayudaría directamente y alentaría la acción de otros acreedores, públicos y privados.

Impulsado por el G20, la junta ejecutiva del FMI discutió recientemente el tema de los recargos, pero solo insinuó una «revisión más holística y en el momento apropiado de las políticas de recargos». Ahora parece ser un momento apropiado para actuar.

*Investigador senior del Peterson Institue for International Economics





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.